¿Qué Tipos de MEDIACIÓN existen?

 La mediación es un proceso que se caracteriza por su bajo coste, por su rapidez para resolver y establecer puentes dentro de un conflicto y por su metodología, basada fundamentalmente en el diálogo y en el consenso.Qué tipos de mediación existen

Estas características hacen de la mediación una de las formas para resolver todo tipo de conflictos en multitud de ámbitos de actuación que en la actualidad se benefician de su estilo.

La mediación, en la actualidad, es un proceso para la resolución de conflictos que puede emplearse en cualquier ámbito que genere un conflicto, de la naturaleza que sea y con todo tipo de personas. Por ello, la mediación, cada vez más, se encuentra en multitud de ámbitos profesionales y privados que requieren de un mediador, entre los que se encuentran los siguientes tipos de mediación.

 

Mediación familiar

La mediación familiar se refiere al proceso de resolución de conflictos que se plantean dentro de una familia.

Por lo tanto, incluye a padres, hijos, abuelos, pareja y cualquier tipo de familiar que pueda estar implicado en un conflicto de intereses para la familia.

Trata asuntos como la ruptura matrimonial, la separación de bienes o la custodia de hijos y se suele ofrecer como una vía alternativa y complementaria en muchos casos a los procesos tradicionales como el judicial para la separación y el divorcio.

Ofrece ventajas sobre éstas porque implica el diálogo y la responsabilidad mutua en el establecimiento de normas, contratos y obligaciones porque surgen dentro del consenso y el respeto por el bien común familiar, por encima de los intereses particulares.

 

 Mediación Empresarial o Laboral

La mediación laboral o empresarial es aquella que se emplea en conflictos que surgen en el trabajo.

La mediación aparece como una alternativa dirigida a aquellas personas que tienen problemas laborales con sus compañeros de trabajo, con sus superiores o con sus trabajadores, ofreciendo soluciones dialogadas y pactadas entre los implicados y suponiendo un estrés personal y un coste económico muy reducido, pero con unos beneficios y un porcentaje de éxito muy elevado.

Mediación escolar

La mediación escolar goza en la actualidad de gran prestigio y aceptación por su valor educativo para la resolución de todo tipo de conflictos que se puedan derivar en un espacio escolar de forma pacífica y consensuada.

La mediación escolar es un proceso ideal para llevar a la práctica en entornos escolares, porque ayuda a comprender al otro, empatizar con tus semejantes y porque empodera a cada uno de los implicados en las capacidades innatas para ser comunicativo, natural y justo.

De este modo, la mediación escolar es un sistema que ayuda a resolver conflictos entre alumnos, profesores y padres de alumnos, entre otros. El entorno escolar y la conflictividad que se dan en las aulas hacen de la mediación un proceso cada vez más necesario para resolver los problemas cotidianos que los centros educativos tienen a diario.

 

Mediación internacional, Comunitaria y/o Social.

La mediación internacional, comunitaria y social es cada vez más relevante en nuestro país, en los países del entorno de la UE y en conflictos internacionales enquistados durante años.

La mediación es el proceso elegido en cada vez más conflictos globales que implican problemas comunitarios, goza de cada vez más prestigio y supone una forma ágil, económica y resolutiva de encontrar soluciones a problemas que llevan años complejizándose por la falta de diálogo, responsabilidad y justicia equitativa.

La mediación internacional, comunitaria o social está dirigida a aquellas personas que puedan tener problemas con vecinos, administradores de fincas, presidentes de comunidad, conflictos en el barrio, en el municipio o en la localidad, pudiéndose dar situaciones de crisis internacionales que sólo un mediador experimentado es capaz de gestionar si se quiere encontrar una salida a un problema de difícil solución.

 

Mediación Sanitaria

La mediación sanitaria goza en la actualidad de cada vez mayor importancia por la cantidad de conflictos que se derivan en centros hospitalarios, instituciones sanitarias, ambulatorios, centros médicos o clínicas. La mediación se presenta como una alternativa de éxito para conflictos entre profesionales sanitarios, entre usuarios y profesionales, entre gestores y profesionales o entre instituciones y usuarios, entre otros tipos de relaciones.

La mediación sanitaria supone el acercamiento, la comunicación, la comprensión y el diálogo entre partes que históricamente han estado separadas y que adolecían de falta de comunicación. La mediación supone grandes beneficios para la gestión de centros sanitarios, su buen funcionamiento y la satisfacción general de usuarios y profesionales sanitarios.

Es un reto de la mediación sanitaria hacer frente a la gran cantidad de problemas relacionados con los recortes y la falta de recursos que en muchas ocasiones tienen los centros sanitarios, implicando gran cantidad de conflictos de intereses, mala gestión económica y falta de comunicación entre profesionales, administrativos y pacientes.

 

Mediación Intercultural

La mediación intercultural crece cada año porque implica gran cantidad de acuerdos entre partes aparentemente incomunicables. La mediación intercultural hace frente a los conflictos que se derivan a raíz del desconocimiento del idioma o por las diferencias culturales que se dan entre personas, comunidades o estados.

La mediación intercultural es la forma más favorable para la resolución de conflictos entre personas que hablan diferentes idiomas porque supone un diálogo que ningún otro procedimiento permitiría a la hora de resolver un problema potencialmente judicial.

 

Mediación Penal

La mediación penal está de moda. La mediación penal supone acercar a la víctima con su atacante, su victimario. ¿Controvertido verdad? Pero con un éxito sin precedentes. La mediación penal ha supuesto un vuelco en la forma de entender a las víctimas y a las personas que atacan a otra, sea por el motivo que fuere.

La mediación supone un acercamiento, un diálogo, comprender, entender, perdonar, ceder y, por fin, llegar a un punto de encuentro que se puede derivar en acuerdo del tipo que sea.

El camino hasta llegar al acuerdo, en este caso, es la clave. La mediación penal implica que el victimario cede por voluntad propia y ejerce un proceso de responsabilidad personal y social que le lleva a perdonar, hacerse cargo, entender y sentir lo que ha hecho y sucedido por su culpa. Asimismo, la víctima aprende a desprenderse de su papel de víctima y abre la posibilidad al entendimiento, cuestionamiento de prejuicios y perdón, así como a empoderarse, hacerse entender y hacerse escuchar, algo absolutamente primordial en todo proceso traumático que se quiere superar.

La mediación penal genera beneficios para ambas partes de un modo natural y directo, convirtiéndose en una herramienta para la resolución de conflictos ejemplar y moderna.

¿Te gustó la información? ¡Compártela!

Autor: Raúl Sánchez Fernández

Soy licenciado en Sociología por la UCM; especialista en Mediación: Ámbitos de actuación y técnicas aplicadas para la resolución de conflictos por la UCM; educador y tutor para personas con desajuste, desadaptación, apoyo y educación de menores; documentalista y gestor de proyectos y programas de cooperación internacional y ayuda humanitaria; y director de estudios sociosanitarios y docente de postgrado en la UCM.

Comenta este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Relacionados