Mediación Familiar

mediacion familiar

El mediador, en este caso, es una figura neutral que guía el proceso de mediación familiar, ayudando a gestionar el conflicto y facilitando el diálogo. El mediador otorga voz a las distintas partes y les hace responsables de hallar la solución al problema para alcanzar un acuerdo que satisfaga los intereses de todas las partes, tanto para ahora como para el futuro.

Ventajas de la Mediación Familiar

Algunas de las ventajas más importantes de iniciar un proceso de Mediación Familiar son las siguientes:

  • Es un proceso de divorcio más suave psicológica y emocionalmente para las partes;
  • Favorecer el bienestar de los hijos;
  • Se alcanza una decisión propia sobre los términos de la separación;
  • El clima de colaboración y de respeto disminuye la tensión;
  • Los acuerdos son duraderos gracias al consenso;
  • Es un proceso más corto y más económico;
  • Se logra una vía de diálogo futura entre la pareja por el bienestar de los hijos;
  • Favorece las relaciones familiares con otros miembros de la familia, como abuelos, tíos, primos, etc.

¿Qué beneficios aporta la Mediación Familiar?

La Mediación permite llevar a cabo un proceso de separación que se adapta a cada familia, aportando soluciones personalizadas y preservando la intimidad de ambas partes.

Además, es un proceso bastante rápido que propicia la continuidad de una relación cordial entre las partes, eliminando el tiempo de tensión y favoreciendo la adaptación de los hijos a la nueva realidad familiar.

Si el proceso de mediación se realiza con éxito, no existe una parte “perdedora”, pues la solución ha sido consensuada, eliminando futuros resentimientos y consiguiendo un acuerdo efectivo y duradero en el tiempo.

Por último señalar que el ambiente cálido, flexible y relajado que propicia la mediación a la hora de resolver este tipo de conflictos, contribuirá a afrontar la separación con una mayor sensación de responsabilidad y evitando posibles secuelas emocionales que puedan afectar a las partes en futuras relaciones.

¿Qué conflictos familiares podemos gestionar a través de la Mediación?

En cualquier situación conflictiva o en aquellas en las que se hace necesario llegar a un nuevo acuerdo, la mediación familiar es ideal para resolverlo de una forma consensuada, fomentando el respeto y la empatía y llegando a acuerdos duraderos en el tiempo.

Son ejemplos de conflictos donde la mediación familiar puede ayudar:

  • Separaciones y divorcios
  • Custodia compartida
  • Repartición de vacaciones
  • Pensión por alimentos
  • Disolución de parejas de hecho
  • Crisis de parejas y separaciones
  • Repartos hereditarios
  • Problemas con hijos adolescentes

La mediación aplicada a la gestión de conflictos en el ámbito familiar pretende evitar la confrontación judicial, satisfaciendo las necesidades de las partes y reforzando el consenso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.