El Acuerdo de Confidencialidad en Mediación

La confidencialidad es una de las partes fundamentales en toda mediación, vertebrando las bases del compromiso entre las partes y convirtiéndose en innegociable para los participantes y sus acompañantes legales.

acuerdo de confidencialdad en mediacion

¿Por qué es tan importante y además innegociable la confidencialidad?

Para todo equipo de mediadores, la confidencialidad es la esencia del proceso de mediación porque permite a los participantes expresar toda la información que quiera sin censuras y sin miedo.

Para conseguirlo, los participantes tienen que leer lo que se conoce como un “acuerdo de confidencialidad”. Antes de hacerlo, se les explica en qué consiste el compromiso que se asume desde el momento de la firma, si hace falta, siendo reiterativo en cada una de las sesiones privadas y conjuntas que están previstas.

Sin embargo, como en todo acuerdo, existen restricciones para la confidencialidad tanto para el mediador como para los participantes.

Una de las medidas que tomamos es decirles a las partes que firmaron el indicado documento y que el mismo recoge su voluntad de tener sus informaciones de forma privada y que la violación a esa obligación les perjudica para su vida privada y para otras instancias judiciales.

 

¿Cómo se informa a las partes acerca de la  confidencialidad?

El mediador informa a las partes durante la primera etapa del inicio de la mediación, explicando en voz alta y para todos los participantes en qué consiste el acuerdo de confidencialidad y explicándolo paso a paso.

Al concluir, el mediador tiene que ofrecerse a las preguntas pertinentes y proceder a la firma de todos los presentes o participantes, además de los profesionales del derecho, mediador y observadores, si los hubiera.

Regularmente el mediador también aclarará a las partes en las sesiones individuales y sólo si el participante lo autoriza a comunicar lo acontecido en la conversación entre ellos en la sesión conjunta.

Después, el mediador informará a los participantes sobre su rol, sobre las características de la mediación, acerca de las reglas que se acuerden conjuntamente y se procederá a iniciar la mediación como tal.

 

¿Qué pasa si no se firma el acuerdo de confidencialidad?

En caso de que algún participante se niegue a ello, una de las partes se vería desfavorecida por su incumplimiento, por lo que no se alcanzaría un acuerdo satisfactorio, es decir, la mediación no resolvería ningún tipo de conflicto de forma pacífica tal y como se pretende.

El mediador, además, inmediatamente suspenderá la mediación y cerrará el caso por decisión propia, con el objeto ofrecer credibilidad y firmeza.

Un mediador no es un investigador. Sólo maneja estrategias de comunicación para que las partes lleguen a un acuerdo.

¿Requieres de un mediador?

Encuentra un mediador experto de confianza, con experiencia y cerca de ti, gratis y sin ningún compromiso. Elige entre una red extensa de mediadores por toda España.


¿Te gustó la información? Compártela!

Relacionados

Comenta este artículo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

¿Requieres de un mediador?

Encuentra un mediador experto de confianza, con experiencia y cerca de ti, gratis y sin ningún compromiso. Elige entre una red extensa de mediadores por toda España.